Guia 2021 Ley de la segunda oportunidad J. Raúl Fernández 20 octubre, 2021

Guía sobre la Ley de la segunda oportunidad.

La Ley de la segunda oportunidad es un mecanismo introducido en 2015 en la normativa concursal que facilita que las personas físicas (particulares, autónomos, profesionales y empresarios), en situación de insolvencia, puedan reestructurar sus deudas y, en última instancia, cancelarlas judicialmente.

Ley de la segunda oportunidad

¿Por qué la ley de la segunda oportunidad?

Con la Ley de la segunda oportunidad se busca que una persona física, ante un fracaso económico empresarial o personal que le ha llevado a la insolvencia («a la quiebra económica»), pueda encarrilar nuevamente su vida e, incluso arriesgarse a iniciar nuevos proyectos, sin tener que arrastrar indefinidamente deudas que no puede afrontar. 

Esta segunda oportunidad puede conseguirse:

  • Reestructurando la deuda. Es decir, negociando con los acreedores unas nuevas condiciones de pago que sean asumibles para esa persona.
  • Obteniendo la cancelación judicial de las deudas.
¿Quién puede acogerse a la segunda oportunidad?

Las personas físicas (particulares, autónomos, profesionales y empresarios) que no pueden o prevén que no podrán cumplir con sus obligaciones de pagos (es decir, se encuentren en  insolvencia), y que cumplan una serie de requisitos establecidos en la Ley para ser considerados deudores de buena fe.

  • Personas físicas.
  • En situación de insolvencia actual o inminente.
  • En los 10 años anteriores no haya sido condenados por delitos contra el patrimonio, el orden socieconómico, de falsedad documental, contra Hacienda y Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores.
¿Cuáles son los pasos para acogerse a la segunda oportunidad?

Generalmente, la persona en situación de INSOLVENCIA intentará, en primer lugar, un ACUERDO EXTRAJUDICIAL DE PAGOS con sus acreedores. Si éste no es posible, deberá pasar por un CONCURSO DE ACREEDORES, en el que, tras liquidar su patrimonio, podrá solicitar al Juez la concesión del BENEFICIO DE EXONERACIÓN DEL PASIVO INSATISFECHO (el BEPI), es decir, la cancelación judicial de sus deudas.

El acuerdo extrajudicial de pagos.

El acuerdo extrajudicial de pagos es un procedimiento preconcursal de mediación en el que se intenta alcanzar con los acreedores un acuerdo global de reestructuración de las deudasEn otras palabras, se propone a los acreedores unas nuevas condiciones de pago que sean realmente asumibles por la persona deudora (y, que, por ejemplo; pueden consistir en una reducción de la deuda y un calendario de pago a varios años).

¿Por qué deberías intentar un acuerdo?

Cuando sea posible solicitar el acuerdo extrajudicial de pagos es siempre recomendable intentarlo:

1)  Si finalmente se alcanza un acuerdo con los acreedores esa persona solucionará su problema de insolvencia sin haber tenido que acudir al concurso consecutivo, ni liquidar su patrimonio.

2) Aunque no se consiga el acuerdo, el hecho de haberlo intentado (siempre que ese ofrecimiento a los acreedores fuera real), permitirá conseguir la exoneración judicial de las deuda con menores exigencias.

No podrá solicitar el acuerdo extrajudicial de pagos las personas naturales:

  • Si ya se encuentran en concurso o negociando un acuerdo de refinanciación.
  • Si la estimación inicial de su pasivo supera los 5 millones de euros.
  • Si en los 10 años anteriores hubieran sido condenadas por delito contra el patrimonio,el orden socioeconómico, falsedad documental, contra Hacienda o Seguridad Social o los derechos de los trabajadores.
  • Si en los 5 años anteriores hubieran alcanzado un acuerdo extrajudicial de pagos, de refinanciación o declaradas en concurso.
Siempre que sea posible es recomendable intentar un acuerdo extrajudicial de pagos antes de acudir al concurso de acreedores.
El concurso consecutivo.

Cuando no haya sido posible el acuerdo el proceso continuará con la declaración de concurso de la persona natural.

Se trata de un procedimiento judicial en el que se procede a liquidar el patrimonio embargable de esa persona (por ejemplo, bienes inmuebles, vehículos, acciones, etc), para obtener dinero con el que pagar a los acreedores y los gastos originados por el propio concurso.  También puede suceder que esa persona carezca de bienes que liquidar.

¿Qué sucede con la deuda pendiente? La solicitud del BEPI.

En la fase de conclusión del concurso la persona podrá solicitar al Juez la cancelación de esas deudas que hayan quedado pendientes (esto se conoce como el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho o BEPI).

¿Cuales son los requisitos para la obtención del BEPI?

Para poder obtener el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI) el concursado debe (1º) ser deudor de buena fe, lo que sucederá cuando:

  • el concurso no haya sido culpable. [No obstante, si la culpabilidad se debe al retraso en solicitar el concurso el Juez podrá conceder el beneficio atendiendo a las circunstancias].
  • éste no haya sido condenado por los delitos antes indicados.

Y, además, deberá (2º) cumplir con el presupuesto objetivo:

  • haber satisfecho en el concurso todos los créditos privilegiado y contra la masa.
  • de poder hacerlo, haber intentado previamente un acuerdo extrajudicial de pagos.
  • si no se hubiera intentado el acuerdo se exigirá además haber satisfecho el 25 % de los créditos ordinarios.
La via indirecta para la exoneración: el plan de pagos.

La Ley contempla una vía alternativa para la obtención del beneficio de exoneración (BEPI) cuando la persona sí cumpla con el primer requisito (deudor de buena fe), pero no con el segundo del presupuesto objetivo (al no haber podido abonar en el concurso los umbrales de deuda exigidos). 

A la persona se le exigirá:

  • Ser deudor de buena fe.
  • Presentar un plan de pagos de los créditos contra la masa, concursales privilegiados, por alimentos y de la parte de los créditos ordinarios que incluya el plan.
  • No haber rechazado dentro de los 4 años anteriores al concurso una oferta de empleo adecuada a su capacidad.
  • No haber incumplido con sus obligaciones de información y colaboración durante el concurso.
  • No haber obtenido el BEPI en los 10 últimos años.

En este caso la exoneración se concederá con carácter provisional. 

Transcurrido el plazo fijado para el cumplimiento del plan de pagos (5 años) se deberá solicitar al Juez que conceda el carácter definitivo.

Si el deudor hubiera incumplido el plan de pagos, la Ley faculta al Juez para declarar la exoneración definitiva, si se hubiera destinado un mínimo de ingresos al cumplimiento del plan (al menos, la mitad de los ingresos no tuviesen la consideración de inembargables, o la cuarta parte cuando concurriesen las circunstancias previstas en el artículo 3.1, letras a) y b), del Real Decreto-ley 6/2012).

Cuéntanos cómo podemos ayudarte.